Autoconsumo Colectivo: Lo que debes saber

Tras varios años en los que el autoconsumo colectivo no estaba regulado, en abril de 2019 se aprobó el RD 224/2019 el cual habilitaba el autoconsumo colectivo, obteniendo así, una reducción en los trámites administrativos, además de establecer un mecanismo simplificado para la compensación de excedentes. Desde entonces el número de instalaciones de esta modalidad se ha visto ampliado.

MODALIDADES EXISTENTES DE AUTOCONSUMO COLECTIVO

Autoconsumo colectivo sin excedentes

Los diferentes consumidores acuerdan realizar una instalación de autoconsumo con un dispositivo antivertido, este impide inyectar los excedentes energéticos a la red eléctrica.

Autoconsumo colectivo con excedentes

Se distinguen dos tipos, aquellos acogidos a compensación simplificada, para instalaciones menores de 100 kW, las cuales, reciben un descuento en su factura equivalente a la energía vertida a la red, y, por el contrario, los que no están acogidos a compensación, estos, venden la energía sobrante al mercado eléctrico. Este último grupo debe firmar un acuerdo de representación con alguna comercializadora y posteriormente darse de alta como productor en el Registro Administrativo de las Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica (RIPRE).

REQUISITOS PARA REALIZAR UNA INSTALACION DE AUTOCONSUMO COLECTIVO

Son tres, de los cuales la instalación debe cumplir al menos con uno:

  • Que los propietarios autoconsumidores estén conectados al mismo centro de transformación y que éste haga la distribución en baja tensión.
  • Máximo de 500m de distancia entre el autoconsumido y la instalación de paneles solares.
  • Tanto la instalación de producción fotovoltaica como los autoconsumidores deben estar en la misma referencia catastral (en particular, deben compartir al menos los catorce primeros dígitos de la referencia).

 

En el caso de querer realizar una instalación de dicho carácter en una comunidad de vecinos, urbanización o área residencial, hace falta aprobación por parte de las personas que forman parte de la misma, pero su porcentaje varía según el fin que tendrá dicha instalación.

 

  • Autoconsumo Común: Cuando la instalación va destinada a las zonas comunes (ascensores, iluminación…) hace falta una aprobación del 60% de los miembros de la comunidad de propietarios y el costo de la instalación corre a cabo del 100% de los miembros pertenecientes a ella, pues el beneficio de la instalación repercute de forma global en toda la comunidad.

 

  • Autoconsumo Colectivo: En este caso, la instalación solo va destinada a las personas adheridas a dicha instalación, por lo tanto, hace falta la aprobación del 20% de los miembros de la comunidad de propietarios, pero no así su participación (en una comunidad de 40 propietarios, 20 pueden autorizar la instalación, pero solo 10 de ellos participar en ella). En este supuesto, el costo de la instalación corre a cuenta de las personas que participan en dicha instalación. Si en un futuro algún otro vecino quisiera formar parta de la instalación, deberá pagar la parte proporcional al coste de la instalación más los intereses generados por la misma. Es importante destacar que los participantes no tienen que tener contrato con la misma distribuidora de energía para poder formar parte de la instalación

DISTRIBUCIÓN DE LA ENERGIA Y COSTE DE LA INSTALACIÓN

Cada propietario tendrá asignado un coeficiente de participación en función de su necesidad de energía propia, este deberá ser remitido a la distribuidora mediante un contrato firmado por los participantes. El coeficiente servirá para determinar el coste individual de la instalación, así como la potencia total que deberá tener la instalación para que la distribuidora pueda establecer los retornos de excedente que se produzcan y hacer las correspondientes compensaciones en la factura individual de cada propietario.

  • Share

Leave A Comment

Abrir chat